Enfermedad de Parkinson

 

La enfermedad de Parkinson es un proceso neurodegenerativo crónico de gran importancia, solo detrás del Alzheimer.

A pesar de su importancia no se conoce la causa, su diagnóstico es difícil, especialmente en las primeras fases, y en consecuencia su epidemiología es mal conocida.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico (temblor, rigidez muscular, lentitud en el inicio de movimientos, pérdida de reflejos posturales, temblor cefálico segmentario, etc.). Al comienzo de la enfermedad solo se expresa levemente algún síntoma. Esto exige diagnósticos diferenciales ante los frecuentes errores diagnósticos. Se recurre a analíticas hemáticas para descartar procesos tiroideos, hepáticos, autoinmunes, etc. y a técnicas de imagen cerebral para descartar problemas vasculares o tumorales. También se recurre a estudios genéticos, que son poco eficaces.

Lo que se está utilizando, en casos de duda razonable, es el tratamiento de prueba. La administración de levodopa, fármaco de elección para el Parkinson, debe neutralizar los síntomas en menos de 1 mes, si padece la enfermedad. Pero demorar un mes el diagnóstico o esperar este tiempo para hacer un diagnóstico diferencial no es deseable.

Se explican así las expectativas de un test diagnóstico por demostración en sangre y líquido cefalorraquídeo de una proteína neurofilamentosa de cadena ligera. El equipo de Oskar Hansson ha demostrado que al morir las neuronas liberan el citado tipo de proteína a niveles detectables en diferentes concentraciones. En el estudio obtienen varias conclusiones: los datos de sangre y líquido cefalorraquídeo son superponibles y permiten separar varios grupos. Por tanto este tipo de diagnóstico proporcionará más rapidez, más precisión, más ventajas terapéuticas y de seguimiento de la evolución. Además permitirá sentar bases científicas para conocer mejor la etiopatogenia así como la incidencia y prevalencia real de la enfermedad, aspecto fundamental para la asignación de los recursos adecuados por parte de las autoridades sanitarias.

Dejar respuesta