Infecciones polimicrobianas. Un escenario complejo

 

El carácter polimicrobiano de numerosos cuadros clínicos plantea un complejo escenario de difícil abordaje. Los postulados de Koch fijaron los criterios científicos de una especie microbiana = una enfermedad ; pero las infecciones oportunistas (factores hospitalarios, inmunosupresores, iatrogénicos, cronificación, etc.) cambiaron el panorama de los últimos 50 años. Sin embargo no son muchos autores los que habitualmente se preocupan por este tema. Destacan Brogden, B. Peters, y Bogaert entre otros

¿Son frecuentes?. Son muy habituales como puede comprobar el lector si entra por los epígrafes de : infecciones complejas, inf. recurrentes, inf. complicadas, inf. duales, coinfecciones, inf. mixtas, inf. concurrentes, inf. asociadas, inf. sinérgicas, de comorbilidad o inf. polimicrobianas.

Deberíamos revisar los conceptos de etiopatogenia y diagnóstico microbiológico. Podemos citar numerosos ejemplos: Virus (VIH-otros virus, virus HB-C…), bacterias (anaerobios-anaerobios, en ciertos procesos se llegan a aislar 10-15 especies diferentes), virus-bacterias (VIH-micobacterias…), virus-hongos-parásitos (VIH-levaduras-leishmanias…), etc. Muchos autores prefieren abordar cuadros sindrómicos como las vaginosis, enfermedad periodontal, otitis media, abscesos respiratorios, hepatitis, o la úlcera de pie de diabético bajo un perfil empírico

Las consecuencias son muy importantes. La diversidad en forma y gravedad de los cuadros clínicos, las complicaciones potenciales, la tendencia a la cronificación o los fracasos terapéuticos son algunas. Si son tan importantes ¿por qué no se abordan con eficacia? No es fácil disponer de métodos de investigación. Los modelos animales si son inespecíficos pierden precisión. In vitro solo podemos lograr alguna información con el cultivo continuo y el biofilm en bacterias y hongos. Pocos autores trabajan en la línea de trasladar la compleja investigación a la práctica clínica.

 

Dejar respuesta