Virus Zika

La subida de temperaturas que estamos viviendo tanto por los cambios climáticos como por la explosión de la primavera, produce un aumento importante de la presencia de mosquitos en nuestro entorno, por lo que es bueno que recordemos los riesgos que la picadura de mosquito presenta. Vamos a recordar el papel de la picadura de mosquito y la transmisión del virus de Zika.

El virus de Zika es transmitido por un determinado tipo de mosquito que se identificó por vez primera en monos en Uganda mientras se buscaban virus de la fiebre amarilla. Unos años después se aisló en el hombre en la misma zona de África. Ha habido brotes del virus en diferentes áreas geográficas como África, América, Asia y en diferentes zonas de Pacífico.

En general, según datos de la OMS, produce una enfermedad leve, caracterizado por un cuadro clínico muy similar a una gripe (fiebre, malestar físico, conjuntivitis, dolor de cabeza, etc.). Recientemente se han descrito la relación de este virus con un cuadro neurológico (Síndrome de Guillain-Barré) frecuente tras las infecciones víricas, como la gripe. Se caracteriza por la afectación de los nervios periféricos con pérdida de fuerza muscular, parálisis entre otros síntomas.

La manifestación más grave que tiene este virus es la microcefalia en hijos de mujeres que han padecido infección por el virus durante la gestación. La microcefalia es una disminución del tamaño de la cabeza del feto por un menor crecimiento del cerebro fetal debido a la afectación por el virus. Además, en ocasiones se ve afectado el desarrollo de la parte posterior del ojo; y también aparecen en ocasiones anomalías en el movimiento (aumento del tono muscular) y posicionamiento de algunas articulaciones, como ocurre a veces con el pie equinovaro.

Las gestantes no presentan un riesgo mayor de padecer la infección por el virus del Zika que otras personas. Éste se transmite a través de la picadura de un mosquito (Aedes) infectado que hace de vector y con la picadura lo inocula en las personas.

El cuadro clínico de la infección por virus Zika frecuentemente no da síntomas (en 3 de cada 4 pacientes), por lo que el paciente no es consciente de que se ha sido infectado por el virus. La manifestación más frecuente es un exantema (sarpullido) con algo de fiebre y quizás algún otro síntoma de tipo gripal.

Actualmente no hay ninguna vacuna ni tratamiento específico contra este virus, por lo que nos tenemos que limitar al tratamiento de los síntomas que produce. La única medida efectiva es la prevención de la exposición al mosquito que transmite la enfermedad. Se debe evitar en lo posible la exposición en a zonas donde el mosquito y el virus son prevalentes, especialmente en el caso de gestantes.

Si se ha de viajar a zonas de riesgo se deben usar prendas de vestido que tapen la máxima superficie de la piel. Es importante el uso de mosquiteros y de repelentes. además, es importante eliminar en los alrededores los reservorios donde se reproducen los mosquitos. Hay descritos algunos casos de transmisión por vía sexual, por lo que se recomienda el uso de prácticas sexuales seguras, e incluso, si el riesgo es muy alto, suspender las relaciones sexuales durante el embarazo.

En España los casos conocidos han sido importados por personas que han viajado a zonas donde la enfermedad es frecuente. No obstante, aunque el riesgo de contraer la enfermedad aquí es muy bajo, no se puede descartar que en algún caso se pueda adquirir en España. En las zonas y en las épocas donde hay muchos mosquitos (altas temperaturas, especialmente en verano) se deben tomar las medidas necesarias para su control y evitar las picaduras. En nuestro entorno existe un mosquito (llamado tigre) que podría transmitir el virus Zika si previamente ha picado a una persona infectada. El mayor riesgo se centra en la costa mediterránea. El mosquito tigre tiene presencia numerosos países europeos.

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, En 2017 se han notificado 7 casos de infección por virus Zika (5 en Madrid, 1 en Cataluña y 1 en Cantabria). Desde 2015 se han notificado un total de 319 casos de infección por virus Zika, todos ellos importados de otros países, salvo 2 casos autóctonos de transmisión por vía sexual.

En resumen, es una enfermedad leve en las personas normales, pero puede producir complicaciones graves en algunas ocasiones; y en el caso de las gestantes, la infección puede producir microcefalia en el feto. Es muy improbable adquirirla en España, pero no así en el caso de viajar a zonas endémicas. Solo podemos aplicar medidas de prevención como evitar la exposición a las picaduras del mosquito usando repelentes, tapando la máxima superficie de cuerpo, usando mosquiteras y locales cerrados con aire acondicionado. En zonas donde haya charcas con agua estancada, se deben secar o bien hacer correr el agua.

 

Dejar respuesta