El consumo de los edulcorantes no se relaciona con enfermedades.
edulcorantes
Según las conclusiones recogidas de la Declaración de Chinchón, documento presentado por consenso en Bruselas, en el marco del Congreso de la ISA ( International Sweeteners Association) “Los edulcorantes, incluido el azúcar, constituyen un elemento de indudable interés, aunque no exento de desconocimiento por algunos sectores tanto académicos como de la población en general.

2-2

Los expertos coinciden en este documento en la necesidad de realizar programas o cursos de educación para la salud en la población para  promover la toma de decisiones adecuadas sobre su alimentación y nutrición, y a la vez,  proporcionar al profesional sanitario información y facilidades para el desarrollo de su actividad diaria, dando respuesta de una forma rápida y sencilla a las demandas de sus pacientes sobre los edulcorantes bajos y sin calorías.
Es por esto que la mayoría se decanta por potenciar la educación de forma rigurosa, objetiva y basada en la mejor evidencia científica y los procesos regulatorios; priorizando la formación de los profesionales de la salud de Atención Primaria y especializada y por supuesto de dentistas y farmacéuticos, que tienen un contacto directo, para que se constituyan en agentes educativos sobre este tipo de productos en la población sana y en grupos con necesidades especiales.
La naturaleza de los edulcorantes bajos y sin calorías los hace susceptibles de informaciones tergiversadas e incluso contradictorias. Son aditivos edulcorantesalimentarios ampliamente utilizados como sustitutivos del azúcar para endulzar alimentos, medicamentos y complementos alimenticios cuando se persiguen fines no nutritivos.
Debido a lo anterior,  los expertos aseguran que la evidencia científica actual indica que “no existe” relación entre el consumo de los edulcorantes y la aparición de enfermedades. Además, advierten de que, al mismo tiempo, no afectan a los niveles de glucosa o insulina en el plasma sanguíneo. En este sentido, la investigación científica muestra que “el consumo de alimentos y bebidas en los que se ha sustituido el azúcar por edulcorantes sin y bajos en calorías, combinados con la práctica de actividad física y un estilo de vida saludable, pueden jugar un papel significativo en la pérdida de peso y en el mantenimiento de un peso saludable, siendo por ello un instrumento válido en la prevención del sobrepeso y la obesidad, y en general de la ganancia ponderal”.

Dejar respuesta