Fabrica Antibióticos

Como se ha citado antes. Antibióticos SA se fundó con el nombre de Industria Española de Antibióticos con el fin de acudir al concurso ministerial (de 8-9-48) para impulsar la industria de los antibióticos.

Con la resolución del 17-6-49 a favor, se constituyó oficialmente el 3-12-49 bajo el nuevo nombre de “Antibióticos, SA”. El capital social inicial fue de 40 millones de pesetas que se iría ampliando sucesivamente. En 1973 era de 650 millones, cifra altísima para la época.

Clave en el desarrollo inicial de Antibióticos SA, fue la colaboración, casi desinteresada (0,5% del capital), de la empresa norteamericana “Schenley lab” que había iniciado una línea de apoyo a “Ibys” unos años antes.

No había tiempo que perder; Antibióticos SA, empezó a envasar penicilina importada en la planta industrial de Ibys. En 1950 ya se envasaban 1,5 millones de unidades- envase y rápidamente se cubrió el compromiso con el Gobierno de poner en el mercado un mínimo de 6000 Kg, con lo que la penicilina rápidamente dejo de ser un producto escaso y caro.

Pero no era suficiente. Antibióticos SA tenía por objeto la producción propia, ampliar la citada producción, innovar con nuevos productos, exportar, etc. y con tal fin se construyó en León una fábrica modélica, orgullo del “Régimen”. Se inician las obras en 1951 y se pone en marcha en 1953 con Ricardo Urgoiti como primer director técnico.

Algunos datos pueden dar idea de la fábrica que asombró a los sanitarios españoles de la época. Se prepara para aumentar la producción 10-20 veces o las que haga falta. Ocupan una superficie de mas de 10 Has con mas de 4000 m2 para laboratorios. Las instalaciones con tanques de fermentación de 100.000 litros, 40 Kms de tuberías de acero, su central eléctrica y sus instalaciones frigoríficas son impresionantes. Todo ello hace de la fábrica una instalación de ciencia-ficción para la época. Además en 1966 se inaugura una nueva y modélica factoría en Madrid (c/Bravo Murillo).

Pero más importancia que el “continente”, tiene para la sanidad española el contenido.

En 1961, casí simultáneamente con Inglaterra y EEUU, comienza a producir la primera penicilina semisintética “bendralán”, y se conoce mundialmente por especializarse en la producción de penicilina, tetraciclina y estreptomicina con sus correspondientes derivados.

Al comienzo de los años 70 es la mayor empresa farmacéutica nacional, productora de unas 500 toneladas/año de antibióticos que tiene también una área veterinaria, una importante cifra de exportación de antibióticos y también de técnicas, aparte de una importante labor investigadora. La dimensión es tal que la diversificación de producción puede ser otro indicador. Solo de inyectables, comercializaban 69 presentaciones correspondientes a penicilinas, ampicilina, estreptomicina, pernicilina-estrepto, cloramfenicol y gentamicina con mas de 19,5 millones de envases.

Las presentaciones orales eran 48 correspondientes a Penicilinas, ampicilinas, tetraciclinas, doxiciclinas, cloramfenicol y rifampicina, éste último con licencia de Lepetit-Italia. Totalizaba casi 5 millones de envases.

Además “Antibióticos SA” comercializaba para veterinaria 25 presentaciones de penicilina, ampicilina, estreptomicina, tetraciclinas, cloramfenicol y oxacilina.

A todo lo citado hay que añadir antibióticos que, a granel, se dedicaban a la exportación.

Quedan para el recuerdo de los médicos y farmacéuticos mas nostálgicos, así como para muchos enfermos, marcas como “Aqucilina” (Penicilina G, procaina en inyección acuosa) “Unicilina” “Bencetazil” (penicilina G benzatina) “Bristaciclina” etc.

Otro recuerdo inolvidable para la mayoría de los sanitarios de los años 60-80 era la dimensión de la empresa que, en aquella época, llegó a contar con una plantilla de casi 1500 personas. No había médico por muy remoto que estuviera su puesto de trabajo, que no fuera visitado por un delegado de Antibióticos, SA.

Todos conocíamos “Tribuna Médica”, el mas popular de los periódicos sanitaros que editaba Antibióticos SA, que también publicó numerosos libros de divulgación y monografías científicas.

El aspecto económico es inmejorable. En 1973 alcanza unas ventas “record” en España superiores a los 1500 millones de pesetas solo en el área médica. Aparte estarían el área veterinaria y las exportaciones a ¡16 países!.

Los últimos 20 años marcan el final de la trayectoria española de Antibióticos SA. Muchos ciudadanos recuerdan con una mezcla de admiración, nostalgia y pena el citado final. Todo comienza cuando el popular empresario Mario Conde, desde el grupo farmacéutico Abelló, se hace con el control en 1985 de Antibióticos SA junto con su socio, Juan Abelló. En 1987 dirigen la operación de venta a la italiana Montedison por una cifra record, casi 50.000 millones de pesetas.

En este momento Antibióticos SA inicia su caída empresarial pasando por varios proyectos hasta su práctica desmantelación actual. Mientras tanto Mario Conde se sitúa en el centro de atención de toda España al tener un fulgurante y efímero éxito con los beneficios de la venta. Tomó una importante participación en el Banco Español de Crédito (Banesto) llegando a presidente en 1987, pero en 1993 fue intervenido por el Banco de España y Mario Conde, sometido a varios procesos por apropiación indebida y estafa fue condenado a prisión.

1 Comentario

Dejar respuesta