Al poco de utilizarse las sulfamidas y la penicilina se comenzaron a aislar cepas resistentes.

resistencias por kilometro cuadrado

Este hecho constituía una curiosidad científica que sirvió de acicate para investigar, tanto el fenómeno citado como los mecanismos de acción. Bien pronto se vio que las resistencias eran en buena medida la causa de fracasos terapéuticos, bien porque se hacían resistentes los microorganismos en el curso del tratamiento o bien porque empíricamente se usaban en infecciones por bacterias resistentes, el antibiótico inadecuado. Este fenómeno, unido a los enormes intereses comerciales es lo que motivó la carrera de antimicrobianos de los años 60-90.

En los hospitales, la relación causa-efecto (consumo-resistencias) fue evidente desde hace unos 40-50 años y, aunque no siempre con éxito se intentó aplicar una política de antibióticos adecuada.

Pero en Atención Primaria las cosas no son tan claras. Empiezan a preocupar hace unos 20-25 años cuando neumococos, Haemophilus y E. coli se hacen resistentes a los antibióticos habituales. Al no seguir el patrón de sensibilidad, se hace necesario el antibiograma o, al menos la vigilancia periódica y se empiezan a estudiar las causas. Aquí no están tan claras como en el hospital. Surgen mas lentamente, con menor intensidad y se señalan numerosos factores además del consumo. El efecto de clase, resistencias cruzadas con otros grupos de antimicrobianos, resistencias asociadas a productos químicos (metales..) conductas individuales, sociales etc. Empieza a adquirir importancia la epidemiología en el estudio de estos fenómenos. La preocupación y la novedad es tal que algunas revistas clásicas específicas, incorporan apartados de aplicación práctica para los trabajos sobre consumo, conductas, sociología en suma.

Aunque parezca una broma típica de los “inNobel”, el grupo de Bruinsma comunica en el año 2000 en el ICAAC una investigación relacionada con el título de esta “curiosidad”, a la que siguen publicaciones ampliamente citadas. Relaciona la población de tres ciudades de congestión baja, media y alta con el consumo de antibióticos. St Johns (255 habitantes/km2), Groningen (2046 hab/km2) y Atenas (8194 hab/km2) y así mismo el consumo lo expresa en Dosis Diaria Definida (DDD/km2) referido a tres antibióticos. Una aminopenicilina, trimetoprim-sulfametoxazol y una quinolona usando de referencia las resistencias de E. coli

Lo curioso es que encuentra una magnifica correlación directa entre congestión poblacional y DDD/km2 y a su vez estos con el % de resistencias. En realidad estos tres factores encierran otras muchas variables que discuten los autores, pero tras una breve reflexión, los resultados son bastante lógicos: las ciudades mas congestionadas sufren mas contaminación y las consecuencias inmediatas para los ciudadanos son mas infecciones respiratorias (las mas prevalentes) y por tanto mas consumo de antimicrobianos en general. Seguramente las resistencias cruzadas, diseminación de clones resistentes etc. son también mas frecuentes.

Citada esta “curiosidad” es conveniente cuidar los estudios epidemiológicos que son capaces de relacionar las causas mas peregrinas con la resistencia.

Porque no resulta fácil sustraerse a intentar introducir en la relación consumo-resistencias nuevos factores. A alguíen se le podría ocurrir relacionar el tamaño del “vademécum” de antibióticos con las resistencias. ¡Pues se ha estudiado! Y se ha demostrado que hay un paralelismo entre el incremento del peso del Vademécum y el incremento de resistencias a los antibióticos en general y que los países con “vademécum” mas gordo tienen mas problemas. Ahora habría que aclarar que el engorde del libro es la consecuencia mayor oferta y consumo y la causa y desde luego sería absurdo pensar que la bacteria resista ¿a mas peso del libro? ¿Cuál sería el mecanismo?.

En otro capítulo citamos también la referencia de algunos autores a la menor resistencia microbiana en las poblaciones calvinistas y protestantes. Es necesario explicar que suelen ser poblaciones mas disciplinads, con menor automedicación, incumplimieto y consumo en general. Causas, éstas si, de mayor riesgo de selección de resistencias. Porque de lo contrario es seguro que encontraríamos el mismo paralelismo con el idioma alemán y es muy dudoso que las bacterias, lo entiendadn aunque con frecuencia producen infecciones rinofaríngeas.

Buscando peculiaridades españolas, país que encabeza muchos problemas de resistencias, solo faltaba que alguien los realcionara con el clima. Pues también se ha citado la posibilidad y no es tan descabellada la idea siempre que se relacione indirectamente con mayor número de infecciones respiratorias mayor consumo.

Autor: J. Prieto. Catedrático de Microbiología de la UCM.

1 Comentario

Dejar respuesta