¿Sabías que… relación virus – cáncer humano fue difícil de establecer?Ante las discrepancias etiológicas sobre el cáncer la virología surgió como una solución.

El clérigo Godirot creó en el XVIII, junto a la catedral de Reims, el primer hospital para cancerosos. Pronto debió trasladarse a las afueras de la ciudad por la creencia en el contagio, como la lepra. Esta idea coincide con los trabajos de Peyrilhe que, a finales del XVIII, pretendió contagiar perros inoculándoles muestras de cáncer mamario.

Pero en 1755 Percival Pott asocia el cáncer escrotal de los deshollinadores de Londres con factores laborales y ambientales. Se prodigan estudios epidemiológicos encontrando relación significativa de de cáncer de mama, útero, cervix o pene con factores como soltería, promiscuidad, clase social o circuncisión. 

RousSe vuelve a pensar en la etiología infecciosa cuando en 1911 Rous demostró que un “agente” inducía el sarcoma en los pollos. Impactante hallazgo que daría lugar al desarrollo de tejido carcinomatoso in vitro por Alexis Correl y Burrows. En el caso de Rous, abandona esta línea por varios problemas. Pero su apasionante biografía, los avances de Ruska con el microscopio electrónico, que pone los virus de moda, además de cierta “serendipia”, explican que a partir de 1934 volviera a trabajar en virus, ahora con el papiloma de Shope y otros. Recibiría el Nobel, 1966, cuando seguía trabajando con 85 años. Rous inició definitivamente la investigación de la línea virus-cáncer. Así en 1936 el biólogo John Bittner descubrió el virus del tumor mamario del ratón (MMTV) que posteriormente se identificaría con un retrovirus. Hoy aceptamos la etiología vírica de muy diversos tipos de tumores en gran número de especies animales. Todos tenemos la sospecha que en los humanos ocurre algo similar aunque de difícil demostración. No obstante las neoplasias de etiología vírica han crecido progresivamente según los patólogos hasta un 12-15%.

Ante el número de hallazgos publicados y los resultados contradictorios, se propuso el cumplimiento de los criterios epidemiológicos, ¡otra vez la epidemiología!, de causalidad. Los criterios del U.S. Dept of Health en 1964 y los de Hill, 1965 (fuerza, consistencia, especificidad, temporalidad y gradiente) sobre todo, vinieron a poner orden en este campo a pesar que ni estos ni otros posteriores son definitivos de confirmación porque, aparte de la oncogenicidad, influyen numerosos factores como inmunodeficiencias, exposición a tóxicos o alteraciones genéticas. Además, en otros casos los virus actúan indirectamente, confiriendo un fenotipo tumoral diferente.

virus cancer

 

Los oncovirus pueden actuar por tres mecanismos: por presencia en cromosoma y consiguiente alteración, por proteínas, codificadas por virus, que afecten el ciclo celular y por vehicular, (retrovirus) oncogenes. Precisamente Bishop, Premio Nobel 1989, demostró por ingeniería genética que el gen malignizante del virus del sarcoma era un protooncogen arrastado por el virus. A finales de los 80 se inicia una carrera, liderada, entre otros, por el español Barbacid, identificando oncogenes.

De todas las relaciones virus-cáncer estudiadas, solo unas pocas se han esclarecido. Son:

Virus de Epstein –Barr asociado inicialmente al linfoma de Burkitt, endémico en niños africanos. El mismo se ha asociado a otros tipos linfoproliferativos, carcinoma nasofaríngeo y gástrico. Debido a que el VEB infecta al 90% de la población, se precisan cofactores para explicar su acción.Virus del papiloma humano del que tenemos la 1ª vacuna eficaz específica contra el cáncer. Desde los años 80, Zur Hansen se empeñó en demostrar su papel en el cáncer cervical identificando el complejo mecanismo que altera el ciclo celular. Fue premiado con el Nobel 2008 junto a Montagnier y Barre-Sinoussi, éstos por el descubrimiento del VIH, un retrovirus, como también lo es el HTLV-1, primer retrovirus que se demostró responsable directo de tumores humanos (leucemia de células T). El sarcoma de Kaposi se relacionó con el VIH porque su rareza relativa (0,067 excepto en países africanos como Uganda con 9%) se convertía en alta frecuencia en enfermos de SIDA. Desde 1995 se identificó que el responsable era el Herpes virus humano 8, eso si, con cofactores como SIDA, inmunosupresión y otros. Los virus de hepatitis B y C están relacionados indirecta o directamente con hepatocarcinoma, por lo que la vacuna anti VHB puede prevenirlo. Por último, en 2008 se asocia el Poliomavirus de células de Merckel, a un carcinoma neuroendocrino. Queda la puerta abierta a la carcinogénesis de otros poliomavirus (SV40) adenovirus, VIH, virus BK, JC, etc.

Vacuna virus VPHEn resumen el tema es trascendente, reconocido en miles de publicaciones y concesión de tres Premios Nobel. En la investigación se asocian epidemiología, clínica, biología molecular y la genialidad de los investigadores. Con la vacuna frente al VPH se abre una puerta a las “vacunas contra el cáncer”, sin olvidar la importancia de los cofactores.

 

Dejar respuesta