ESTOPMAP: Estudio sociosanitario acerca de la Osteoporosis posmenopáusica en España (el día a día en la atención primaria a la paciente)

En España, se estima que la osteoporosis afecta a 1 de cada 3 (35%) mujeres con más de 50 años y a más de la mitad (52%) de las que tienen más de 70 años, calculándose que casi la mitad de la población femenina en edad avanzada padecerá una fractura vertebral antes de cumplir los 80 años.

El estudio estopmap es el más amplio estudio sociosanitario realizado entre el colectivo de médicos de familia en España. Han participado 2.115 médicos distribuidos entre las diferentes CCAA, lo que supone un error muestral de apenas el +/- 2,2% para un intervalo de confianza del 95,5%.

De acuerdo con los resultados obtenidos, la paciente con OPM prototipo es una mujer de 67 años (55-80), con cierto sobrepeso. Suele ser pensionista y en uno de cada 10 casos se encuentra en situación de dependencia. El 20% de las pacientes atendidas lo son por un nuevo diagnóstico.

Más de la mitad de las pacientes con OPM presentan una o más enfermedades o condiciones asociadas, siendo las más frecuentes: la menopausia prematura (< 45 años), el bajo nivel de calcio en la dieta, la artritis reumatoide, la inmovilidad prolongada/sedentarismo y la diabetes. Tres de cada cuatro pacientes presentan riesgo de fractura, sobre todo debido a la edad avanzada, los antecedentes familiares y los personales de fractura, la baja densidad mineral ósea y el tabaquismo.

La artrosis y la lumbalgia son las principales comorbilidades asociadas del aparato locomotor a la OPM, y otras comorbilidades que no afectan al aparato locomotor son la hipertensión arterial, la depresión-ansiedad y la diabetes.

Se ha observado un alto grado de polimedicación, con el consiguiente riesgo de interacciones, incumplimiento, modificación de los estilos de vida, etc. que ello lleva consigo: dos de cada tres pacientes estaban tomando más de tres medicamentos y, en el segmento de más de 70 años, tres de cada cuatro pacientes estaban tomando cinco o más medicamentos.

A la luz de los resultados, desde la APS se debería ser más activo en la búsqueda de nuevos diagnósticos, fundamentalmente fomentando la utilización de la herramienta FRAX®, principalmente en aquellas mujeres que acudan a la consulta con enfermedades en las que está documentada una alta comorbilidad con osteoporosis y en aquellas con problemas o situaciones de salud relacionadas con la misma. Por otra parte, se debería mejorar la accesibilidad a la evaluación densitométrica desde la APS.

José González
José González Núñez

Doctor en Farmacia
Autor de los libros: La Historia oculta de la Humanidad, La Farmacia en la Historia, Ajuste de cuentos y Viaje al levante almeriense, entre otros

Dejar respuesta