Andar mejora la salud

 

 El sedentarismo se define como la falta de actividad física regular. Especificando más, se considera que una persona es sedentaria cuando realiza menos de 30 minutos diarios de ejercicio y con una frecuencia menor a tres días a la semana. Desde el punto de vista de la salud, la inactividad física se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Llegándose incluso a establecer una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. En este sentido, la Organización Mundial de la salud ha señalado que la realización de actividad física de una forma regular puede reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular hasta en un 50%, además de controlar el peso y el riego de obesidad.

Un caso muy conocido en relación al impacto del sedentarismo sobre la salud es el caso de los indios Pima. Los indios Pima actuales proceden de un tronco común, la tribu Hohocán, la cual, hace unos mil años se separó en dos poblaciones que optaron por asentamientos diferentes: Estados Unidos y México En sus orígenes realmente los indios Pima residían en el norte de México y una parte de ellos se dirigió al estado de Arizona, asentándose cerca del río Gila. El resto de la población permaneció en el norte de México donde continuaron con sus tradiciones y forma de vida, cazando y cultivando para vivir. Por lo tanto, hacían ejercicio físico. Por el contrario, los Pima que emigraron a Estados Unidos, redujeron drásticamente su grado de actividad física al realizar trabajos “más occidentalizados” de oficina, además de cambiar evidentemente su dieta. Cuando se analizaron las dos poblaciones desde el punto de vista de la obesidad y de una de sus comorbilidades más importantes, la diabetes mellitus tipo 2, se observó que entre los indios Pima “Mexicanos” no existía ni obesos ni diabéticos, sin embargo entre la población estadounidense Pima, prácticamente el 50% de ellos eran obesos o tenían diabetes mellitus tipo 2.

Aunque en España se calcula que aproximadamente cada fin de semana alrededor de 12 millones de españoles realizan actividades deportivas, España es todavía un país con un índice elevado de sedentarismo. Alrededor del 42% de la población mayor de 18 años, lo que supone aproximadamente 20 millones de personas, son sedentarias en España. Este 42% de sedentarismo coloca a España en el cuarto país más sedentario de Europa junto a Portugal con el 55%, Bulgaria con el 58% y Grecia con 67% todos ellos muy lejos de países del norte de Europa como Suecia o Finlandia donde el sedentarismo alcanza el 7% de la población.

El sedentarismo además de tener consecuencias directas sobre la salud, también puede tener consecuencias indirectas en el ámbito laboral. Se calcula que hay una importante reducción de productividad relativa a la incidencia de enfermedades motivadas por el sedentarismo,. Este cálculo alcanza en España unas cifras anuales de aproximadamente 2.500 millones de euros al año.

Evitar el sedentarismo es una tarea relativamente sencilla. Los expertos recomiendan que se camine unos 30-40 minutos al día a paso moderado.

 

 

Dejar respuesta