Las estadísticas demuestran que los hombres calvos presentan una mayor incidencia de problemas cardíacos; quizás debido a que “muchas hormonas que tienen influencia sobre el pelo la tienen también sobre el metabolismo, la resistencia a la insulina o la tensión arterial”. A las mujeres con calvicie también les afectarían más las enfermedades cardíacas. El doctor Tomohide Yamada, de la Universidad de Tokio,acaba de publicar en el British Medical Journal Open una revisión de estudios, diciendo que los hombres que pierden pelo en la coronilla tienen más riesgo de padecer problemas cardíacos.

Los autores encontraron 850 estudios en los que se relacionaba la calvicie con trastornos coronarios, publicados entre 1950 y 2012.De ellos seleccionaron 6, publicados entre 1993 y 2008, con 36.990 participantes en total: tres estudios de cohorte con un seguimiento de los participantes calvos durante al menos 11 años y tres estudios caso-control. Llegando a la conclusión de que los hombres con calvicie frontal y en la coronilla tenían un 32% más de probabilidades de desarrollar enfermedad de arterias coronarias, que aquellos que mantenían todo su pelo.Y entre los hombres con menos de 55-60 años el riesgo era de un 44%. El riesgo es mayor dependiendo de la severidad de la calvicie, teniendo un riesgo de un 48% los hombres con calvicie severa, un 36% los que tienen calvicie moderaday un 18% con calvicie leve. No se encontró asociación con la enfermedad coronaria en hombres con calvicie frontal solamente.

La calvicie en la coronilla podría ser una manifestación local,junto con otros factores que provocan aterosclerosis sistémica tales como el síndrome metabólico, la hipertensión y el tabaco. Algunas hipótesis apuntan a que una mayor sensibilidad a las hormonas masculinas, la resistencia a la insulina y la inflamación de los vasos sanguíneos tienen repercusiones tanto en la calvicie como en los trastornos cardíacos.

Por tanto, la calvicie en la coronilla implica un riesgo mayor de enfermedad coronaria que la calvicie frontal, y especialmente entre los hombres jóvenes. Pero para tranquilizar a la población masculina, el autor señala que la relación encontrada entre calvicie y riesgo coronario es modesta –aunque significativa- y por tanto no existe evidencia suficiente para recomendar todavía que los hombres calvos se sometan arevisiones preventivas.

 

 

Tomohide Yamada, Kazuo Hara, HitomiUmematsu, Takashi Kadowaki. “Male pattern baldness and its association with coronary heart disease: a meta-analysis”. BMJ Open 2013;3:e002537 doi:10.1136/bmjopen-2012-002537

Dejar respuesta