La vejez, una construcción social

Parte (II)

¿Qué es la vejez? Sin duda, la vejez ha sido uno de los temas más debatidos desde la Grecia clásica hasta nuestros días, habiéndose abordado tanto desde diferentes puntos de vista. Hoy sabemos que el envejecimiento es un proceso complejo, continuo e irreversible que afecta a todos los seres vivos, ya que es la vida misma quien sufre el proceso de envejecer. En el hombre, el proceso de envejecimiento está condicionado tanto por factores biológicos como por aspectos psicológicos y sociales.

La vejez es, ante todo, una construcción social, dadas las grandes dificultades que existen para definirla tanto desde el punto de vista demográfico y cronológico como desde el punto de vista funcional y psíquico. El concepto demográfico hace coincidir la vejez con la proporción de sujetos de 65 o más años respecto al total de la población. Pero este concepto adolece de exactitud, pues en este grupo etario se encuentran tanto hombres como mujeres, personas con edades que, a veces, varían hasta en treinta años (sexagenarios, septuagenarios, octogenarios, nonagenarios, etc.), individuos que no presentan enfermedades demostrables junto a aquellos otros que sufren uno o varios procesos patológicos de menor o mayor gravedad.

A este concepto crono-demográfico se añadió en las últimas décadas del siglo pasado otro de carácter más sociológico, como es el de “tercera edad”, que designaría un conjunto poco preciso de personas mayores, por lo que dicho concepto también presenta ciertos problemas, ya que si nos atenemos a criterios cronológicos, tercera edad haría referencia a toda aquella persona mayor de 65 años –tomada como edad de “corte” establecida-, pero si aplicamos un criterio sociolaboral, indicaría todo aquel individuo profesionalmente jubilado, con los grandes sesgos que ello lleva consigo al tratarse de individuos de diferentes edades con situaciones físicas y psíquicas distintas, que participan con diversos grados de competencia en tareas y aspectos variados de la vida social; desde un plano más convencional, la tercera edad es interpretada como el “cajón de sastre” en el que estaría aquella proporción de la sociedad considerada como vieja o anciana.

Por otra parte, en los últimos tiempos y ligado a la insuficiencia de la edad cronológica para plantear adecuadamente la esperanza de vida individual a una determinada edad y la supervivencia de la población, ha aparecido el concepto de “edad biológica”. La edad biológica es la que se corresponde con el estado funcional de nuestros órganos comparados con patrones estándar para una edad. Se trata de un concepto fisiológico del estado del envejecimiento de nuestro organismo, habiéndose podido observar una diferencia entre la edad cronológica y la biológica que puede llegar a ser de hasta 12 años.

Autores: José González Núñez (Doctor en Farmacia), Ana Orero González (Médico de Familia)

 

Leer también

Capitulo 1: ¿Qué es la vejez?

Capitulo 3: El envejecimiento, un proceso que dura toda la vida

 

 

 

José González
José González Núñez

Doctor en Farmacia
Autor de los libros: La Historia oculta de la Humanidad, La Farmacia en la Historia, Ajuste de cuentos y Viaje al levante almeriense, entre otros

Dejar respuesta