José González, José Prieto

Impresionar significa “conmover el ánimo hondamente” y seguramente esta fue la sensación que experimentaron los habitantes del mundo desarrollado, o al menos una buena parte de ellos, en la segunda mitad del siglo XIX, una de las etapas más singulares en la historia del hombre. A ello contribuyeron de forma decisiva el surgimiento de dos hechos fundamentales en el arte y en la ciencia. Por una parte, la irrupción del Impresionismo como movimiento artístico del que se impregnaría toda la cultura; por otra parte, el nacimiento de la Microbiología como disciplina científica.

 

Para descargar el archivo completo en pdf pincha aquí: Impresionismo y Microbiología

 

Dejar respuesta