Las Infecciones relacionadas con la Asistencia Sanitaria, representan un grave problema de Salud Pública; dando lugar a numerosas complicaciones infecciosas en los pacientes atendidos.

Los equipos equipo de ultrasonidos terapéuticos, pueden actuar como fuentes potenciales en fisioterapia. Tanto el transductor como el gel utilizado, si están contaminados con microorganismos patógenos, puede actuar como vectores entre pacientes que utilicen el mismo equipo.

Aproximadamente uno de cada cuatro transductores está contaminado con flora normal de la piel y ambiental. El caso de los geles es más preocupante, ya que pueden contener microorganismos oportunistas como Stenotrophomonas maltophilia, Staphylococcus aureus, Acinetobacter baumannii o Rhodotorula mucilaginosa, aunque estos micoorganismos aislados no suelen ser multirresistentes.

La limpieza de los equipos con alcohol al 70% disminuye muy significativamente la contaminación de los transductores. Sería muy recommendable utilizar gel en monodosis para disminuir el riesgo de transmisión de microorganismos oportunistas en las sesiones de fisioterapia.

Dejar respuesta