Contaminación atmosférica. Enfisema

(De la A a la Z).

 

Enfisema

En el pulmón del ser humano se encuentran los alvéolos que son pequeños espacios en forma de saco, donde se produce un intercambio entre el aire que inspiramos con la sangre del cuerpo; en este intercambio el dióxido de carbono es eliminado con la expiración manteniendo el oxígeno en el interior. Una persona posee alrededor de 300 millones de alvéolos pulmonares funcionales.

En este trastorno los alvéolos o sacos aéreos se inflan de manera excesiva dañando las paredes alveolares, que son delgadas y frágiles, produciendo lesiones irreversibles. Los alveolos se agrandan y esto produce una disminución del intercambio entre el CO2 y el O2, la falta de aire en los pacientes o la dificultad para recuperar el aliento.

Las personas con enfisema tienen alvéolos pulmonares que son capaces de llenarse con aire fresco, pero no pueden expulsarlo fácilmente, lo cual afecta el suministro de oxígeno al cuerpo. Los pulmones ya no se pueden expandir y contraer como deben. El pulmón es menos elástico, el tejido queda distendido, empujando el diafragma hacia abajo e impidiendo que el paciente pueda respirar correctamente.

Estas alteraciones no se pueden curar por completo, son irreversibles.

En estos pacientes, cada aspiración es enormemente trabajosa. Los ejercicios moderados les resultan difíciles de hacer. Y algunos tienen que respirar con la ayuda de un tanque de oxígeno.

El enfisema es una enfermedad crónica comprendida junto con la bronquitis crónica en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Se da en personas mayores de 40 años y es más frecuente en hombres que en mujeres, aunque el incremento en la incidencia de mujeres es notable en los últimos años debido al aumento de mujeres fumadoras.

Según datos de la OMS se estima que en 2015 murieron por esta causa cerca de 3 millones de personas en todo el mundo, lo cual representa un 5% de todas las muertes registradas ese año.

Más del 90% de las muertes se producen en países en vías de desarrollo.

En los EEUU, alrededor de dos millones de personas sufren enfisema.

En España también son dos millones de personas las afectadas por esta enfermedad.

El enfisema es una enfermedad pulmonar progresiva y potencialmente mortal que puede causar disnea (al principio asociada al esfuerzo) y que predispone a padecer exacerbaciones y enfermedades graves.

La principal causa de la enfermedad es la exposición al humo del tabaco (fumadores activos y pasivos), debido a los compuestos químicos que contiene, los cuales dañan las paredes de los alvéolos eliminando sus propiedades elásticas.

Pero también la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica. Problema medioambiental grave en muchas ciudades. Esto ha provocado un considerable aumento en la frecuencia de esta enfermedad a nivel mundial.

También hay que considerar la exposición a compuestos químicos en la industria o la emanación de gases tóxicos en el trabajo o cerca de las viviendas,

En general, el enfisema avanza gradualmente y normalmente aparece después de años de exposición a humos y al tabaco.

Prevención del enfisema.

La única manera de prevenirlo es no exponerse a los factores de riesgo que lo originan (tabaco y ambientes contaminados). Por eso es fundamental no fumar.

 

Ver los otros capítulos:

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (1): Alergia, asma, anomalías

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (2): Cáncer

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (3): Dermatitis

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (5): Infertilidad

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (6): Enfermedades cardiovasculares

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (7): Inmunodeficiencia

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (8): Laborales o profesionales

Enfermedades provocadas por el medio ambiente (9): Renales