Existe una clara necesidad de establecer indicadores que sean ampliamente aceptados y permitan mejorar la calidad de tratamiento al facilitar su manejo, reducir posibles problemas de infradosificación o sobredosificación, mejorar la adherencia terapéutica de los pacientes (también de los cuidadores), evitar los temores a efectos secundarios, problemas de tolerancia o adicción, eliminar o minimizar el fatalismo ante el dolor y la enfermedad y proporcionar un mayor empoderamiento del paciente. Ello justifica la realización del presente estudio que, además, se plantea como punto de partida para establecer una Guía de Recomendaciones Prácticas (GRP) y desarrollar planes de formación activa en este sentido.

Puede descargar el estudio aquí  Proyecto DIOCAT def

Dejar respuesta