sin dietas
Foto por Bill Oxford en Unsplash

6, mayo es el “Día Internacional Sin Dietas”

Es lo que tienen las modas; están sometidas al vaivén de las circunstancias. La mayoría son efímeras, pero alguna permanece con un público fiel. Ocurre con las dietas, que se ponen de moda: son efímeras, que no inocuas, y cambiantes con desigual fortuna. Lo malo es que crean confusión entre los ciudadanos, especialmente entre algunos tipos de enfermos.

Definición de dieta

“Alimentación metódica basada en la preferencia de algunos alimentos o en la exclusión de otros, por lo general con fines terapéuticos, como el adelgazamiento”. (Diccionario de la Real Academia Nacional de Medicina)

Según los especialistas cualificados, la Nutrición, donde se estudian las Dietas, es el campo de la Alimentación relacionada con la Salud.

 Destaquemos que en este diccionario, como en la mayoría, aparecen más de 30 entradas referentes a distintos conceptos y tipos de dieta. Se definen Dietas como: absoluta,  hipocalórica, blanda, equilibrada, hídrica, hiposódica, líquida, mediterránea, etc.

 La Dieta equilibrada (balanceada), se refiere a la alimentación adecuada (en variedad, tipo y cantidad) a la edad, actividad física y características de cada individuo. Es el sinónimo de alimentación equilibrada.

Biotipos

En las características de cada individuo, tiene interés el conocimiento del biotipo. Su clasificación es muy discutible por simplista, pero puede ser orientadora. A mediados del siglo pasado se popularizaron los 7 somatotipos del psicólogo norteamericano Sheldon resumidos en tres: ectomórfico, mesomórfico y endomórfico. Son coincidentes con los clásicos morfotipos: leptosómico (alto, delgado, temeroso), atlético (promediado, musculoso, activo) y pícnico (gordo, alegre).

 Con estas características, de dudoso fundamento científico, pedagógicamente resulta un desatino integrar en las modas de los leptosómicos a los pícnicos, por ejemplo. Pero no es algo nuevo. Recuérdese el ejemplo de la enfermiza “Margarita Gautier” de Dumas, que puso de moda un tipo de belleza en el Romanticismo.

Día Sin Dietas

La feminista y activista Mary Evans Young, en 1992, lideró la reivindicación femenina frente a las tallas del mundo de la Moda. Protestaban contra la exclusión laboral de las profesionales de “las pasarelas” que adquirían un sobrepeso, por mínimo que fuera. Además propuso la celebración del “Día Internacional sin Dietas” que se celebra desde entonces el día 6 de Mayo de cada año.

 Un gran número de países, asociaciones de feministas, industrias de la moda, etc., han tomado partido por este eslogan. No nos engañemos, no deja de ser una “pose” de los movimientos feministas, con fondo político y comercial, pero no sanitario. Lo denota la ambigüedad de las Metas del “Día Internacional Sin Dietas”

  Poner en duda la idea de una forma corporal “correcta” (aspecto tenido en cuenta por la industria de la Moda). / Crear conciencia de la discriminación en razón del peso y erradicar la “gordofobia” (¿feminismo o salud?). / Declarar un día libre sin dietas y obsesiones por el peso corporal. / Resaltar hechos acerca de la industria de productos de adelgazamiento (que huele a guerras comerciales). / Recordar a las víctimas de los desórdenes alimenticios y la cirugía para perder peso (desemboca en actuaciones frente a “mala praxis”).

 En “el haber” se puede resaltar la alerta sobre excesos, dietas milagrosas, etc. También se apunta, aunque tímidamente, al respeto del morfotipo de cada uno y a la participación del médico. En el “debe”: la denominación “sin dietas” es confusa y se puede entender como la negación de una evidencia, la dieta. La dieta absoluta es sinónima de ayuno, que puede interpretarse como “sin dieta”. Además es una actividad del movimiento feminista que discriminaría a los varones. El ejemplo más visible lo ofrece el deporte de elite (gimnasia, hípica, boxeo, judo, motorismo,…) o algunas profesiones (bomberos, policías,…)

Dietas bajo sospecha

Las dietas bajo los más diversos, ingeniosos y marketinianos títulos (disociadas, veganas, naturales, “sin dietas”…), alertan de actividades que escapan al control médico-sanitario. Con frecuencia, trastornos nutritivos y psicológicos (anorexia, bulimia,…) se retroalimentan en el curso de enfermedades crónicas sin diagnóstico o mal diagnosticadas. La presión social, determinadas profesiones y las modas hacen el resto.

 El intrusismo a través de gimnasios, “clínicas de belleza”, consultas de “naturistas”, etc., mueven una ingente cantidad de dinero y  remedios sin homologar. No hay más que entrar en Internet y ver los miles de anuncios de lujosas instalaciones, ofertas de suplementos alimenticios o productos de adelgazamiento. Confirma las proporciones de este “negocio” sanitario, que con frecuencia se mueve en el “filo de la navaja” legal.

 El “Día Internacional Sin Dietas” nació para desmontar este sistema. Pero más bien parece que lo que pretende es controlarlo a través del feminismo u otros movimientos.   Llaman la atención anuncios en TV como  “¿Seguiste una dieta y has tenido problemas o un plan de adelgazamiento sin resultado? Si quieres denunciar tu caso…”. Huele a guerra comercial.

Las dietas en la cultura popular

Alimentación y dietas forman parte del acervo popular, presente en todas las expresiones humanas: religiosas, sanitarias, artísticas, etc. La tradición ha ido normalizando su aplicación de manera sencilla como muestra el refranero; tomado de J. Santos (esferasalud.com). “Come para vivir y no vivas para comer. / Quien come con cordura, por su salud procura. / El mucho comer quita el buen entender (y al revés). / Con poca comida, se pasa mejor la vida. / Para el que nace barrigón, pocas veinte fajas son. / El mal del tordo, la cara flaca y el culo gordo. / Quien comió hasta enfermar, ayune hasta sanar. / Más cura la dieta que la lanceta (antiguas sangrías terapéuticas). / Dieta y no recetas y tendrás salud completa.”

Conclusión

Alimentación y dietas son de gran importancia en la Salud. Pero el aspecto médico de alimentación, nutrición y dietas, ha desbordado a los especialistas oficiales titulados. Cuando los protagonistas son negociantes, publicistas, feministas, naturistas, etc., no debe sorprender la aparición de frecuentes problemas médicos en los usuarios. Internistas, psiquiatras, psicólogos, nutricionistas,…y los Colegios Profesionales, deben tomar cartas en el asunto.

Dejar respuesta