antimicrobianos
Foto por Olga DeLawrence en Unsplash
Antimicrobianos por J. Prieto.

Hace muuuuchos años me enseñaban en Farmacología que los fármacos de uso tópico debían ser: no absorbibles y de indicaciones muy precisas para evitar el efecto alergizante en contacto con la piel y las resistencias en el caso de los antibióticos.

Debido a las diferencias farmacocinéticas, interacciones, resistencias y consumo, a partir de los años 70 se inició una campaña contra las asociaciones de antibióticos en preparados comerciales hasta lograr su prohibición, solo para los sistémicos, salvo contadas excepciones. El médico indicaba los casos en que se podía administrar, por separado, más de un antibiótico.

Sensibilizado todo el mundo científico con el problema de las resistencias, desde el inicio del siglo presente se inicia un movimiento por el uso prudente y el control-restricción de antimicrobianos que culmina en España con la reciente prohibición de su uso como promotores de engorde animal y la adquisición en farmacias sin receta médica.

Con el citado panorama ¿Cuál es la foto del uso de los antimicrobianos de uso tópico?. En España disponemos de mas de 130 formas galénicas que se clasifican según la ATC en 26 grupos A, C, D, P, R, S, pero solo en el grupo D (dermatológicos) se diferencian los D01A, 2A, 3A, 3B…).

Es un indicador de la complejidad del campo de los tópicos. Recuérdese que los no tópicos pertenecen principalmente a los grupos sistémicos J-1 y antimicobacterias (el J-4) principalmente.

Otra faceta de los tópicos en España se refiere a los antimicrobianos comercializados como tales. He anotado 26 moléculas diferentes que corresponden a ¿no absorbibles? De los mas utilizados, lo es efectivamente la neomicina pero, entre otros, también se utilizan como tópicos gentamicina, cloranfenicol, tetraciclina, ciprofloxacino… que se absorben de forma variable.

Otro aspecto llamativo es la tendencia de su uso. Desde hace unos 10 ó 12 años el consumo de antimicrobianos J-1 ha bajado de los 70-75 millones de envases año hasta los 45-47 millones.

Sin embargo los tópicos han subido de 15 millones a 25 aproximadamente. Es decir los tópicos han pasado de constituir alrededor del 17% de todos los antibióticos, que es muy alto, a mas del ¡35%!. También es llamativo el coste pues, si bien se trata de presentaciones baratas generalmente, las mas baratas han ido siendo retiradas o aparcadas, sustituyéndolas por otras mas caras.

Como media, son la mitad de baratas que la media de los fármacos en general.

Pero considerando que la Administración ha controlado últimamente los precios de los mas caros, sobre todo los del grupo J-1 mientras los tópicos han seguido subiendo, las diferencias se han reducido notablemente y el gasto total en absoluto es desdeñable.

Tras lo citado me asaltan algunas dudas.

Ha mejorado el control farmacológico de los preparados pero ¿es que ya no valen los requisitos de los tópicos? De hecho muchos antibióticos, como ya hemos citado, ¿son tan purificados que ya no son alergizantes? y ¿qué ocurre con las asociaciones? Entre excipientes, antiinflamatorios, cicatrizantes y biocidas, incluyendo uno o varios antibióticos, hay preparados que llevan 6 u 8 componentes. ¿Quién nos garantiza que no se provocan resistencias cruzadas?

En otro sentido hay pocos datos de la acción sobre la microbiota de piel y mucosas de los biocidas tópicos.

Cuando tanto preocupa la acción sobre la microbiota de los antimicrobianos del Grupo J-1 ¿qué pasa con los tópicos? Actúan a altas concentraciones “in situ” pero en las proximidades de la aplicación se dan todo tipo de posibilidades teóricas, como concentraciones subinhibitorias, ventana de resistencias ó concentración de prevención de mutantes. Y está claro que las bacterias no saben de clasificaciones J-1, D…

Lo que se espera del control sobre el consumo de antibióticos, teniendo en cuenta el efecto clase, es frenar la selección de resistencias. Además, al cesar la presión selectiva, con el tiempo se podrían recuperar para el arsenal terapéutico los grupos de antibióticos “quemados”.

¿Se pueden esperar mejoras definitivas en la sensibilidad de neumococos o E. coli frente a tetraciclinas, cloranfenicol o trimetroprim, por ejemplo, cuando se siguen utilizando como tópicos?. Sería interesante conocer la presión de los biocidas de colirios, al drenar por el canal lacrimal, sobre los neumococos de la rinofaringe.

¿Por qué se extienden en la comunidad los Staphylococcus meti R? ¿controla la Administración el complejo mundo de los tópicos? A veces pienso en los difusos límites de este campo y la facilidad para saltárselos.

En resumen ¿hay seguridad absoluta? Y si no fuera así ¿Por qué se pueden adquirir sin receta a diferencia de los sistémicos?. Es seguro que muchos lectores podrían quitarle la categoría de dudas a las aquí planteadas pero espero que alguien profundice en este complejo mundo de los tópicos de importancia creciente.

J. Prieto – Antimicrobianos

Relacionados;

Efectos de antimicrobianos con “marca registrada”

2 Comentarios

Dejar respuesta