González

Anatómica: un cuarto de kilo de carne en el que se centra el golpe de tierra que somos y cuya dureza oscila entre la del talco y la del diamante.

(Ramón Gómez de la Serna y Alfred Polgar).

Fisiológica: ¡mover el corazón todos los días casi cien veces por minuto! Para vivir un año es necesario morir muchas veces mucho.

(Ángel González).

Patológica: esta tarde llueve como nunca, y yo no tengo ganas de vivir, corazón.

(César Vallejo).

Terapéutica: peregrinó mi corazón y trajo de la gran selva la armonía.

(Pablo Neruda).

Quirúrgica: mi corazón no estaba en mí, sino contigo. Llevo tu corazón conmigo, nunca estoy sin él.

(Eloísa, Abelardo y Cummings).

Antropológica: la ciencia ha dado un gran rodeo para decirnos lo que ya sabíamos: que el corazón

es un poeta loco vestido de rojo.

(Francisco Umbral).

Cordiálica: mi corazón está dolido a causa de un amigo

(Gilgamesh).

(Microrrelato extraído del libro Ajuste de Cuentos, de José González Núñez, editado por Arráez Editores y KOS, Comunicación, Ciencia y Sociedad, 2013)

Relacionados;

Los pacientes son enfermos y enfermas. El debate del género gramatical

Compartir
Artículo anteriorMicrorrelatos sobre el corazón
Artículo siguienteEl im-paciente

Dejar respuesta