antibióticos
Foto por Adam Nieścioruk en Unsplash

Día de los Santos Inocentes, año 2020…

Introducción

En los años cincuenta, los médicos conocían bien los remedios antiinfecciosos y estaban al tanto de todas las novedades. También el 90 % de la población conocía numerosos antimicrobianos por la eficaz publicidad al uso.

 Ejemplos: “Milagrosa Penicilina”. “Farmapén y no mires a quién”. “Terramicina, el antibiótico del Planeta Tierra”. “¿Fiebre?, quina es salud”. “Neosalvarsán, el nuevo salvador antisifilítico”. “Venéreas. Lavativas de permanganato”. “Para el resfriado, aspirina solo hay una,…”. “Aceite inglés, ladilla que toca, muerta es”. Así los ciudadanos conocían los compuestos y sus aplicaciones.

 Sesenta años más tarde, según una encuesta promovida por la SEQ, solo un 50 % de los ciudadanos conocían uno o dos antimicrobianos. Y los médicos, en general, ¡no más de 7 u 8! ¿Qué ha podido pasar? La culpa es de la investigación farmacéutica, de los químicos y de las clasificaciones.

Antecedentes clasificatorios

Al principio fue fácil: antisépticos, desinfectantes y sulfamidas (sintéticas) o antibióticos (naturales). Rápidamente arrancó la carrera de antibióticos y hoy contamos con más de 200 moléculas en miles y miles de preparados y presentaciones.

 Todos ( antibacterianos, antivíricos, antifúngicos, antiparasitarios…) se meten en un cajón desastre, el de los antibióticos. Digo desastre porque así no hay quién se aclare. 

 Los químicos son unos radicales y, ¡para entenderse!, han impuesto los criterios de la composición química y los radicales moleculares. Conviene saber que solo de  quinolonas, por poner un ejemplo, hay decenas de miles patentadas. ¡A ver quién es el guapo que las ordena y aplica!

Justificación

  1. El cajón “desastre” Antibióticos está mal enunciado: significa anti-vida. ¡Mal empezamos!
  2. Se han destrozado las reglas dicotómicas, nemotécnicas, etc. Ya no vale encasillar una molécula como natural o sintética, bacteriostática o bactericida, oral o intramuscular, de amplio o estrecho espectro, etc. Hay antiparasitarios o antifúngicos, del tipo metronidazol o anfotericina, que son magníficos antibacterianos o antiparasitarios ¡Un lío, todo se mezcla! Además, muchos no antibióticos, como la aspirina, tienen también acción antibiótica.
  3. Para remate, el nombre de los cientos de moléculas no es el mismo de los miles de nombres comerciales. Muchos de estos últimos suelen tener un componente publicitario para recordarlos-y ser recetados- mejor. ¡Pero son tantos…! O sea, urge desclasificar los antibióticos.

 Por eso sugiero el uso nominativo de las moléculas, que son menos, para agruparlas siguiendo los criterios que quiera cada uno. No le servirá para nada, pero puede divertirse un rato, como hice yo, con la siguiente

Desclasificación

Agrupación en relación con:

  •   Afinidades y Semejanzas.-  : Iguales: Isoniazida, isoxazolpenicilina, isopropanol… Todos los demás llevarán el prefijo aniso =desigual. Otros son imitaciones o copias imidazol, copiamycin.
  •   Arte.- Presente en todos los campos: artemisina claventin, chelocardin, rokitamicina. Poéticos: trovafloxacino, rimantadina. De moda: neomicina, novobiocina
  •   Conducta.- Amoralfina, gemifloxacino, griseofulvina, yoduro (yo-duro), malatión, formaldehído, adicillin. Por agresividad: tirotricina, balaciclovir, etanol. Por ámbito sexual: penemen, cefotetan, meticilina- sacaromicina, anofelicidas (ano-felicidad), verdamicina.
  •   Clínica.- Con diagnóstico evidente, expectante o al azar: claritromicina, espectinomicina, rifamicinas. En duda + o (-): anfotericina.  para casos agudos prontosil y en crónicos: posaconazol 
  •   Diana.- (localizacion o función). Artrobactina, aspiromicina, caspofungina, cefalotina, cerulenin, dermicidina, enterobactina, espiramicina, lindano, neumocandinas, neumovacuna,   pleuromuntelinas, remdesivir (fase rem del sueño), sordarina,. También el citado  “aceite ingles…todo el mundo sabe para lo que es” (para las ingles).
  •   Ecológico.- Ecocandinas, econazol, verdamicina, vidavirina, Verde París (arsenical,antifúngico,insecticida) y contaminantes como: griseofulvina, telavancina o fumagilina.
  •   Economía.- ( y estatus) Aureomicina, nitrato de plata, cisplatino (antineoplásico y antimicrobiano), sulfaMidas, sulfadiazina argéntica, argirol, sultamicilina, vancomicina, sisomicina, timoxicilina.
  •   Geografía.- Local:avilamicina, germanina, indinavir, lugol, nystatin (New York State), “aceite inglés” o general: suramina, norfloxacina.
  •   Mascotas y otros animales.- candicidina, gatifloxacino, lorocarbef, ornidazol. También: capreomicina, equinocandinas,  lopinavir, miconazol y monobactam.
  •   Pautas.- Una vez al día, unasin / dos veces, bifonazol, biguanidinas / tres veces, trimetoprima, trifluridin, triazoles / cuatro veces, tetraciclinas. Hay quien defiende esta dosificación, pero ¿4 veces al día…? es vanidad. Pues bien,  algunos dementes presumen de más veces. Corresponderían a otras referencias: 5fluorocitosina y pentamidina, septrín, octenidina…hasta miltefoxina y pantomicina. Estos últimos serán de perfusión continua.
  •   Personal y familiar.- Alexiciclina, Doravirina, Doripenem, Isavuconzol, Josamicina, Quinolona, Lucimicid,  Rositromicin, Sarafloxacin, Simonicid y vinCristina.
  •  El grupo de familiares: tiazolidinonas, tiosulfato sódico,tioglicolato y primaquina. ¡Ah! y para una identificación adecuada, llevar siempre el foscarnet
  •   Tamaño.- Se pueden agrupar y validar (validemicina, valganciclovir) según capacidad, telitromicina / peso, estreptogramin / longitud, distamicina y metronidazol, que se agrupan en el área o hectárea infecciosa. Se puede establecer otro grupo de ajustes de medidas: aumentine, maxiflosacino cefminox, aminoglicósidos o minociclina.
  •   Religión.- Negamicina, sanfetrinem, sangivamicin, anti(de)moniales, amoralfina, pristinomicina (puro), ritonavir y virginamycin.

Antibióticos en plan lúdico

Animo a todos a jugar. Consiste en abrir grupos a capricho e ir colocando los miles de nombres existentes. Es fácil, divertido y, sobre todo, es inútil.

Más de Esfera Salud.

Médico. Universidad Complutense de Madrid

1 Comentario

Dejar respuesta