homeopatía
Foto por Pretty Drugthings en Unsplash

Se estima el mercado de la Homeopatía en unos 300 millones de consumidores en el mundo. ¡Pocos parecen!, pero aunque así fuera, hablan de su importancia. Es una actividad contestada científicamente, repleta de interrogantes y suspicacias.

Definición

Término  que significa “curar con la enfermedad” acuñado en 1796 por Hahnemann (nacido el 10-abril-1.775, Día Internacional Homeopatía).

Según el diccionario de la Real Academia Española “Sistema curativo que aplica a las enfermedades dosis mínimas de determinadas sustancias. Estas mismas sustancias, en mayores cantidades producirían al hombre sano síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir.” Diccionarios, como el de la Academia de Medicina o el “Dorlan”, hacen un flaco favor a la ciencia, confundiendo con la definición. “…fármacos en dosis infinitesimales que, en personas sanas, producen síntomas análogos a los de la enfermedad que se pretende combatir”.

Fundamentos

Siguen los principios de Hahnemann: Principio de semejanza. La ley de similitud o semejanza se refiere a los medicamentos capaces de producir un síntoma, que no enfermedad, mientras que a dosis muy pequeñas los curan. / Todo lo necesario está en la naturaleza. / Los medicamentos son diluidos infinitesimalmente (hasta que no se encuentre la sustancia origen). / El tratamiento será individual (se trata el síntoma, no la enfermedad). / Para aprobar los preparados homeopáticos deben ser experimentados en individuos sanos. Teóricamente no deberían producir efectos iatrogénicos. ¡Tampoco los placebos!

 Preparación terapéutica

Cada enfermo es evaluado, tabulando sus características y cruzándolas con los medicamentos, para hallar los similares y semejantes. Para ello se siguen los “Repertorios” o libros de referencias, como el de Kent (el más moderno de los clásicos, de 1.897) actualizado por Murata (1.981). Por cierto, parecen más bien códigos crípticos, solo para homeópatas expertos. Deberían  los científicos analizar los estudios experimentales, si es que los encuentran, de algún producto homeopático.

En general su comprensión no está al alcance de los torpes científicos, para los que todo está lleno de contradicciones, ocultaciones y lenguaje críptico. De lo mismo se deben quejar los homeópatas respecto a los tratamientos médicos actuales. El debate, con la fe de cada grupo en lo que hacen, se convierte en un divertido diálogo de “besugos”. Pero es irresponsable jugar con el pronóstico de algunas enfermedades (SIDA, cáncer,…)

 Interrogantes

Los homeópatas tienen la obligación de aclarar dudas, no responder con ataques dialécticos. Por ejemplo, el arsénico que provoca determinados síntomas en una persona sana, ¿en pequeñas cantidades curará los mismos síntomas o semejantes de otro proceso? Recuerda el mitridatismo, prevención de envenenamiento del rey Mitridates, la desensibilización alérgica o la acción de las vacunas (recuérdese que Hahenemann y Jenner fueron coetáneos) ¿Servirían diluciones infinitesimales de polen (tos y rinitis en alérgicos) para curar la tos y rinitis por coronavirus?

 El medicamento estará en una dilución centesimal, que a partir de la 12ª  no queda rastro del soluto. Si es así, ¿será que el solvente memoriza las propiedades? ¿O se trata de Homeopatía cuántica? ¿O la inmunidad, argumentada  por los homeópatas, es otra cosa? El argumento de semejanza con las vacunas es también opaco. El sistema homeopático de curación, que no prevención, consiste en ¡”la estimulación reactiva de la fuerza vital”! ¿Qué es esto? La paradoja definitiva corre a cargo de ¡los homeópatas antivacunas!

Escenario

Es confuso. Goza de gran popularidad en Oriente, países en desarrollo y algunos tradicionales, como Reino Unido o Alemania. Para algunos la cifra de 300 millones de consumidores debería multiplicarse por 4 ó 5.

 En España, la incredulidad es dominante. Se oye decir: “Creo poco en la Medicina científica, que es la buena, como para creer en la Homeopatía”. El número de usuarios-consumidores españoles está entre 2 y 15 millones,  según la fuente consultada. Para la Asamblea Nacional de Homeopatía, estos productos se venden en 15.000 farmacias españolas y se adquieren sin receta, aunque los prescriben más de 10.000 médicos. No encajan estos datos con el coste de 60 millones de euros estimados. Quizás Hacienda y el Registro Mercantil lo tengan más claro.

En 2.018 se hizo público el “estudio 3205”del barómetro del CIS con resultados interesantes: el 66,5 % manifiestan conocer la homeopatía. De éstos para el 39 % “no es necesaria” y el 32 % la rechazan porque “no sirve para nada” o “hay mucho engaño”. De los datos se deduce que hay unos 10 millones de consumidores; el resto correspondería a los escépticos.

A la sombra del citado barómetro, H. Garrido (27-3-18) publicó que los votantes de U. Podemos son los más creyentes en la Homeopatía y los del P. P., a mucha distancia, los que menos. ¡Con la fe hemos topado! ¿Puede ser la Homeopatía una bandera política? Es lo que nos faltaba.

Posición de la OMS

Es extremadamente tibia y contradictoria. Desde 2.002 recibe presiones para que se defina en este terreno. Numerosos científicos de todos los países, incluyendo los europeos, instan a sus gobiernos y a la OMS a reconocer el desastre de la homeopatía en numerosas situaciones. La misma OMS advierte contra su uso en casos concretos: tuberculosis, SIDA, gripe y diarreas. Por el contrario la recomendación  estratégica para 2.014-2.023 es conciliadora.”Fortalecer la colaboración entre profesionales de Medicina convencional y de Medicina tradicional y complementaria”.

Esta estrategia es aprovechada por los fieles homeópatas con el argumento de colaboración para una “Salud global”, donde ellos “suman”. Suena, ¿verdad?      Destaca que el 10 de Abril se celebre anualmente el Día Internacional de la Homeopatía sin aparecer en ningún listado conmemorativo de la OMS.

Posición oficial española

Es muy comprometida. La Organización Médica Colegial dispone del “Observatorio contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias” con una operatividad muy limitada.

 La oficial Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones Sanitarias revisó 139 áreas hace unos meses.  Fueron descartadas directamente 73 (Medicina ortomolecular, terapia bioenergética, etc.) y las otras 66 tienen avales de algunas publicaciones, pero no son sólidas. Entre éstas está la Homeopatía.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) publicó el 29-10-2018, el listado de más de 675 productos homeopáticos retirados del mercado sobre un total de 2008. Solo éstos pudieron seguir en el mercado hasta su evaluación y posterior decisión; sin aprobación definitiva. Lo peor ha sido el expediente sancionador europeo a España por la demora en el registro de los medicamentos homeopáticos. Se prueba así la dejadez pública y el enorme poder político de este sector.

¿Quién puede ser homeópata?

Según la Asamblea de Homeopatía hay numerosos médicos, farmacéuticos y veterinarios prescriptores; pero ¿Son públicos? ¿O se considera una actividad “vergonzante”?. No hay una formación reglada y los últimos cursos universitarios españoles de preparación han ido desapareciendo “por falta de bases científicas”. La creencia generalizada es que se trata de un negocio poco claro de ejercicio libre. Cualquiera puede ser autodidacta y homeópata de sí mismo.

Resumen del artículo sobre homeopatía

Los métodos homeopáticos y los científicos corresponden a “mundos” diferentes de imposible integración  / Las directrices conciliadoras de la OMS son denostadas, cuando no criminalizadas, por sectores sanitarios integristas y sectarios de no pocos países. / El Ministerio de Sanidad y los Colegios profesionales no han sabido o no han querido regular la práctica de “medicinas alternativas” en defensa de los enfermos. / Los escépticos ciudadanos no tienen interés por una actividad de dudosa ética y eficacia. / La sospecha de ocultar una jugosa economía es alta.

Más artículos en Esfera Salud

Médico. Universidad Complutense de Madrid

Dejar respuesta