migrañoso
Foto por Usman Yousaf en Unsplash

Síndrome de migraña

Teniendo en cuenta los múltiples síntomas que suelen acompañar a los episodios de migraña, son los síntomas visuales los que adquieren un mayor porcentaje de presentación, pudiendo ir acompañados o no de cefalea. Estos síntomas se pueden ubicar dentro de un síndrome de migraña específico como migraña con aura, aura típica sin dolor de cabeza, migraña retiniana y migrañoso oftalmopléjica. Se revisan y se presentan sus criterios de diagnóstico y manejo.

Tratas de buscar la oscuridad a mayor velocidad que la de la luz, pero tampoco así, a solas de ti y del mundo, consigues escapar del caos en el que la migraña sumerge tu salud y tu vida. Los médicos te dicen que es benigna, pero a ti se te hace intolerable.

Hasta el tic-tac del corazón se convierte en un insoportable martilleo sobre el yunque de tu cabeza. Los pensamientos comienzan a dar vueltas y salen disparados como si estuvieran girando en una noria que ha perdido el control. La agitación, la irritabilidad y la ansiedad te van transformando en una especie de hombre lobo dispuesto a todo para sobrevivir.

Te dan náuseas al verte reflejado en el protagonista de esas pinturas renacentistas al que le están sacando con un taladro la piedra de la locura…, o al sentirte uno de los Cristos velazqueños con la corona de espinas cada vez más ajustada. No puedes más, es insoportable.

En este momento puedes convertirte en un criminal o en un delator, porque estás dispuesto a inventar todo un mundo de mentiras para liberarte del potro de tortura. Te sientes perdido en medio de un torbellino de luz y eres incapaz de describir los extraños fenómenos que visualizas…, de escribir una sola palabra más.

(Microrrelato extraído del libro Ajuste de Cuentos, de José González Núñez, editado por Arráez Editores y KOS, Comunicación, Ciencia y Sociedad, 2013)

Doctor en Farmacia
Autor de los libros: La Historia oculta de la Humanidad, La Farmacia en la Historia, Ajuste de cuentos y Viaje al levante almeriense, entre otros

Compartir
Artículo anteriorMICRORRELATOS SOBRE EL SUEÑO (J. González)
Artículo siguienteUn estado de ánimo

Dejar respuesta