Microrrelatos

Microrrelatos de la des memoria

A continuación describimos algunos microrrelatos médicos de la des memoria ;

PA(I)SAJE DEL ECLESIASTÉS

 Los ríos de la memoria van a dar a la mar, que es el olvido. Y la mar no se llena; allá de donde vinieron tornan de nuevo las aguas. Para volver a correr, arrastrando en su camino lo vivido, lo soñado, lo imaginado, lo leído…; también las vanidades.

ALZHEIMER 

Ataca a las neuronas como el insaciable picudo rojo ataca al corazón de las palmeras, destruyendo las ramas más altas de la inteligencia. Aunque se actúe a tiempo, casi siempre es ya demasiado tarde.

GENUG (CRÍTICA DE LA RAZÓN Y LA RAZÓN EN ESTADO CRÍTICO)

Nunca creyó que podía ser expulsado del paraíso de la memoria. Hasta que vio asomarse, tras el árbol de la vida, a la serpiente del olvido. Trató de recordar, de acercar de nuevo el corazón a la razón, pero no pudo. Quien había ordenado el conocimiento a partir de la experiencia se sentía incapaz de ordenar sus recuerdos en el espacio y en el tiempo. Ya no pudo soportar más cantidad de incertidumbres. Tan solo le quedaban fuerzas para decir ¡basta!

JUANA

La primavera había llegado como siempre, preñada de futuro. Para ti, esta vez, se presentó sin el deshielo de la memoria. Pero la nieve de mayo no consiguió helarte la sonrisa.

LA POETA QUE SURGIÓ DEL SHOCK

 El tiempo queda detenido. En las palabras corrientes, Manuela ya no encuentra sentido para expresar lo que siente. Es la poesía quien vuelve a dar cuerda al reloj de su memoria, a sacarlo de nuevo todo a la luz.

(Microrrelatos extraídos del libro Ajuste de Cuentos, de José González Núñez, editado por Arráez Editores y KOS, Comunicación, Ciencia y Sociedad, 2013)

Microrrelatos sobre el corazón

Microrrelatos de la des memoria

Sobre el autor


Descubre más desde Esfera Salud

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Un comentario

  1. Que importante es leer y que lo leído te acompañe después durante el día, la semana. Y más cuando tienes al lado alguien que, a ratos, ya no recuerda quien eres.
    Magníficos relatos los de José González Núñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *